Datos del Probador

Nombre: Talita
Apellidos: Molina
Edad: 38 años
Profesión: Maestra
Primer coche: Lancia Y10
Coche actual: Mercedes Clase A
Aficiones: El tenis, el sky, viajar...

Fotos
Blog de Talita Molina
Probador Ford Kuga - Blog de Talita Molina     Allá vamos, nunca se me dio bien esto de escribir pero por una buena causa como ha sido la cesión del Kuga creo que a lo mejor queda algo digno.

    En primer lugar quisiera agradecer la oportunidad que he tenido de poder disfrutar el uso del mismo.

    Una vez sido agradecidos, entremos en materia. El coche en general, aunque debería decir “COCHE”, en mayúsculas, me ha parecido un gran vehículo por diversas razones, como por ejemplo que es muy versátil. A primera vista resulta aparatoso, pero en cuanto lo aparqué en el garaje pude comprobar que no era así, ya que ocupaba casi lo mismo que mi Clase A, aunque cierto es que un poco más, pero cuando miras algo con cariño…

    Es ideal para el día a día por ciudad. Gracias al sistema de aparcamiento automático le pierdes el miedo a intentar aparcar en cualquier sitio, y con la agilidad de la dirección puedes atreverte a realizar cualquier maniobra con mucha facilidad. Disfrutas de la conducción en ciudad sin ningún inconveniente gracias a la posición elevada, segura y casi majestuosa que poseen este tipo de coches. El cambio automático te ayuda a adaptarte a un coche que no conoces, tanto en ciudad como en carretera, donde me ha terminado de convencer. Resulta rapidísima la respuesta del doble embrague cuando en algún momento se te retuerce el colmillo y deseas ser el campeón de los semáforos (siempre con prudencia que no se nos enfade la Sra. Seguí) o disfrutar de una placida conducción en carretera.

    En carretera, lo primero que me llamo la atención es a la hora de poder ir de viaje la cantidad de partido que se pueden obtener gracias a los 456 litros de maletero, y la facilidad de carga del mismo, pudiendo jugar con los asientos y aumentar el espacio disponible. Aunque sí le pondría un pero, la imposibilidad de poder abrir el portón sin bloquear el cambio, un verdadero incordio cuando viajas con niños y cada dos por tres debes recuperar algo del almacén. Una vez en marcha, si la suavidad en ciudad y ágil respuesta del cambio automático me habían resultado llamativas, en carretera destacan aun más si cabe, con otro pequeño pero, que en tramos más revirados y buscando la “diversión” creo que unas levas en el volante para gestionar el cambio hubieran resultado muy útiles.

    Tuve la posibilidad de disfrutarlo por la autovía de alta montaña y la verdad es que siendo un vehículo con el centro de gravedad que se le supone, presenta un gran aplomo, y me gustaría destacar la dirección, me resulto muy precisa con una respuesta muy interesante a cada una de las demandas que le va planteando la carretera y sobre todo bien apoyada en la amortiguación, que en conjunto consiguen dotar al Kuga de una respuesta en carretera digna de cualquier berlina familiar, pero con el soplo de aire fresco que representa el diseño que destaca en todo el vehículo.

    Tras muchos kilómetros, más de lo que yo esperaba, decidí parar para las labores de repostaje, el del coche y el nuestro, y al volver a llenar el depósito comprobé que el consumo que me estaba indicando el ordenador de a bordo era correcto, Gijón quedaba lejos y llenar el depósito en Ávila solo fueron 38€, algo que teniendo en cuenta a simple vista el peso del vehículo y el coeficiente aerodinámico que genera la enorme caja que transporta, considero muy interesante.

    En líneas generales, mi impresión del coche fue muy positiva, los acabados interiores y el nivel de equipamiento me parecieron bastante buenos teniendo en cuenta la relación calidad precio, (no conocía el de la unidad en concreto pero todos nos vamos a los configuradores a investigar…).

    Por no gustarme, me dio la impresión de que un gran coche tal vez debería tener otro tipo de llave, no la misma que utiliza Ford para toda su gama, sobre todo teniendo en cuenta que el Kuga es un producto fácilmente diferenciable de la gama. El navegador y los menús para poder utilizar el audio y en general las funcionalidades multimedia del coche me parecieron demasiado justos, un poco pobres quizás, si bien he de reconocer que el sonido no me desagradaba.

    Tengo la sincera impresión de que es un vehículo que perfectamente podría ser un digno sustito de mi Clase A, sobre todo por la cantidad de espacio adicional disponible teniendo en cuenta la reciente llegada de mi segundo hijo.

    En fin, eso es todo, reiterar mi más sincero agradecimiento a la revista por la posibilidad de haber podido disfrutar con mi familia de un coche nuevo, algo que directamente es inviable de realizar ante la posible compra de un vehículo. Es una decisión importante en la unidad familiar, y que muchas veces realizamos a la ligera, simplemente viendo el coche en un concesionario, sin haberlo probado en nuestro día a día, algo que considero fundamental. ¡¡GRACIAS AUTOFACIL!!